Al arrancar las campañas por las gubernaturas de Baja California y Puebla, el líder nacional del PAN, Marko Cortés, aseguró que sus dos candidatos tienen una trayectoria limpia, «sin cola que les pisen», a diferencia de sus adversarios cuyos antecedentes se han caracterizado por la incongruencia, la traición y el «chapulineo» político.

Advirtió que su partido inicia hoy el activismo de campaña en ambas entidades, a fin de que la gente evite, con su voto, la llegada de políticos que representan lo peor de Morena con la vieja escuela priista, con las peores mañas, con la corrupción e ineficacia.

El presidente de Acción Nacional explicó que, tanto en Baja California como en Puebla, el reto será vencer «la injerencia abierta y descarada del gobierno federal mediante el reparto y promesa de recursos de los programas sociales”.

«Sabemos perfectamente que no sólo nos vamos a enfrentar a un partido, sino a todo el aparato clientelar del Gobierno federal, pero estamos seguros que en ambas entidades la gente sabrá valorar todos los avances logrados por los gobiernos panistas», afirmó.

Pese a ello, aseguro que Acción Nacional se mantendrá cerca de la sociedad bajacaliforniana y poblana presentando propuestas racionales y viables para atender las demandas de la gente, principalmente en seguridad, salud y crecimiento económico.

Cortés Mendoza confió en que los poblanos sabrán elegir entre la transparencia y honestidad de Enrique Cárdenas frente al candidato de Morena, que representa todo lo contrario.