Las contantes presiones sociales y mediáticas a las que ha sido sometida Meghan Markle, han conllevado a la aparición de enfermedades mentales. La esposa del príncipe Harry padece de episodios de ansiedad, según lo informó el diario Daily Mail, reseñó Quien.

Desde el nacimiento de su hijo Archie, la ex actriz ha estado viviendo constantes ataques de ansiedad. Es por ello que esta ha sido una de las razones por las que los duques de Sussex han decidido separarse de la familia real.

De acuerdo con una fuente cercana a Meghan, su mamá, Doria Ragland ha estado cerca de su hija desde que aparecieron los síntomas. Su apoyo en este proceso ha sido realmente importante para que consiga paz y reencauce su situación.

La madre de Meghan se siente de lo más tranquila desde que su hija optó por cuidar su salud y dejar a un lado la corona británica.

Y es que la presión, los compromisos y las críticas hacia Meghan Markle han sido tan fuertes que han llegado a afectar su salud mental y su estabilidad emocional.

Meghan confiesa lo duro que ha sido el bullying para ella.

No mucha gente ha preguntado si estoy bien… Es algo muy real que pasa detrás de escena. Mira, cualquier mujer, especialmente cuando está embarazada, es realmente vulnerable y eso fue realmente desafiante y luego cuando tienes a un recién nacido, ya sabes…”, declaró la propia Meghan durante la grabación de su documental producido por IVT en 2019.

La amiga de la ex actriz asegura que la pareja real no tiene en planes quedarse de manera permanente en Inglaterra.

No quiere criar a Archie allí y no quiere arrastrarse de un lado a otro. Hará visitas prolongadas pero eso es todo. Están buscando una residencia permanente en Canadá. Dijo que quiere una casa de campo en Whistler a las afueras de Vancouver y una casa en Toronto”, agregó la fuente.





Source link