Una lombriz se abre paso entre piedras, serrín y tierra. Su función es ingerir los excrementos de una familia costarricense en cuya casa se instala un nuevo sistema de saneamiento para evitar que el agua potable acabe contaminada.

Te puede interesar: La semilla chía, una nueva moda para los consumidores chinos por valiosas propiedades alimenticias

Se trata de uno de los diez proyectos que se desarrollan en el Laboratorio de Innovación Ciudadana que termina este sábado en Liberia (Costa Rica) y organiza la Secretaría General Iberoamericana.

En Costa Rica 4.6 millones de personas (el 92.4 % de la población) cuentan con agua potable en sus hogares pero solo 750 mil personas cuentan con saneamiento seguro (15 %), según un informe de 2019 del Laboratorio Nacional de Aguas del país.

Un sistema innovador con elementos comunes

Un tanque azul de metro y medio de profundidad, un par de tuberías de varios metros, rocas, piedras, gravilla, serrín y lombrices. Es todo lo que estos diez iberoamericanos emplean para dar solución al problema de saneamiento que tienen miles de casas en Costa Rica.

Una de ellas es la de Don Nelson, un miembro activo de la comunidad de Limonal (sur de la provincia de Guanacaste, al norte del país), quien prestó su domicilio, una casa baja con un negocio de venta de alimentos en la parte posterior, para instalar el prototipo.

También puedes ver: Croata “planta” un avión de 25 toneladas en su jardín para un parque infantil

Dos kilos de lombrices son las grandes protagonistas de este sistema alternativo al tradicional de la zona que, en muchas ocasiones, ni siquiera cuenta con guías subterráneas para indicar por dónde van las tuberías.

Dentro del tanque, las lombrices contarán con un hábitat hecho a base de serrín en el que se alimentarán y reproducirán. Este manto irá sobre kilos de rocas y piedras menores de las que también surgirán microbios, que serán, finalmente, alimento de las lombrices.

TE RECOMENDAMOS:





Source link