México es uno de los países más peligrosos para la comunidad transexual, con altas tasas de homicidios y pocas condenas

Meses después de ser testigo del asesinato de una amiga, Kenya Cuevas recibió en su casa una corona de flores a su nombre. El mensaje estaba claro: sigue haciendo ruido sobre la muerte de mujeres transexuales y serás la próxima.

También puedes ver: Entregan credencial para votar a personas trans en Coahuila

México se ha convertido el segundo país más letal para las transexuales, por detrás de Brasil, con 261 asesinadas entre 2013 y 2018, según un estudio reciente de Letra S, un grupo de derechos LGBTQ.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, prometió que su gobierno llevará a cabo investigaciones «efectivas» sobre los delitos de odio contra la comunidad LGBTQ, pero dieciséis mujeres transexuales fueron reportadas muertas en los cuatro primeros meses de su mandato, y al menos seis más fueron asesinadas desde entonces, según un conteo de The Associated Press de los casos recogidos en la prensa local.

«Cuando pasó lo de Paola, hice manifestaciones, lo hice en público, todo el tiempo defendiendo y pidiendo justicia. No quiero que me den un trato especial, simple y sencillamente que hagan justicia, que hagan su chamba».

Puedes revisar: Comunidad trans rechaza clínica especial; fomentaría exclusión, aseguran

Cuevas se pasó al activismo el 29 de septiembre de 2016 tras el asesinato de su amiga Paola Buenrostro, quien como ella era una prostituta transexual.

Cuevas no fue asesinada también porque el arma del culpable se atasco.

A pesar de los múltiples testigos del homicidio y del video de Cuevas, el hombre quedó libre unos días más tarde.

Cuevas dejó la prostitución y fundó la organización Casa de Muñecas para hacer campaña en favor de la protección a las transexuales. Ahora tiene cámaras de seguridad instaladas en su casa y dos guardaespaldas gracias a un programa gubernamental que trata de proteger a periodistas y activistas.

 

TE RECOMENDAMOS:





Source link