La falta de voluntad de legisladores locales para homologar el Código Civil de Jalisco con las disposiciones federales que reconocen el matrimonio igualitario ya genera problemas para que hijos de parejas igualitarias puedan recibir los servicios del estado, pues les ponen trabas para que se les tramite su acta de nacimiento ante el Registro Civil.

Actualmente en Jalisco se documentan cuatro casos de menores de edad a quienes, por ser hijos de parejas lésbicas, les ponen trabas en su expedición de actas de nacimiento y ello complica que puedan recibir atención médica, por ejemplo, en sistemas de seguro social como el IMSS y el ahora extinto Seguro Popular.

Destaca el caso de unas trillizas que nacieron en el Centro Médico de Occidente y que después de 30 días debieron dejar de ser atendidas porque la normatividad del Instituto Mexicano del Seguro Social obliga a que las menores deben contar con actas de nacimiento.

Las niñas son hijas de una pareja lésbica procedente de Nayarit. El problema radica en que la madre gestante no es derechohabiente, la otra madre sí, pero no pueden transferir los derechos a sus hijas porque no está registrada como su familiar.

Dos de las niñas tienen problemas respiratorios y la otra requiere neurocirugía; actualmente son atendidas, pero porque las madres tramitaron un amparo que obliga al IMSS a brindarles atención.

“El caso de las trillizas ha sido emblemático, ya que gracias a esta situación nos han llegado alrededor de cuatro más a la asociación civil que se encuentran en la misma situación de no poder registrar a sus hijas e hijos por este vacío legal que está dejando el Congreso del estado”, compartió Fascinación Jiménez, presidenta de Unión Diversa, organismo de apoyo a la comunidad LGBT+.

En enero de 2016, la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que el Código Civil de Jalisco era discriminatorio por sólo considerar que el matrimonio es el que se realiza entre hombre y mujer. Tanto la pasada como la actual legislatura han sido renuentes a realizar la modificación al Código Civil argumentando que con la resolución de la Suprema Corte basta. No obstante, los oficiales del registro civil no acatan esta resolución de la SCJN, pues afirman que no se ha modificado la ley local.

Fascinación Jiménez espera  que el caso de las trillizas visibilice cientos de incidentes más y que las familias afectadas puedan tomar acciones legales, como amparos, para defender sus derechos, pero también los de sus hijos.

Dan un paso importante

Gracias a que la Comisión Estatal de Derechos Humanos dictó medidas cautelares, el ayuntamiento tapatío acató realizar el primer registro de una comaternidad voluntaria y reconoce a una mujer lesbiana no gestante como madre de una niña. Así, la hija de una pareja será registrada como de ambas y recibirá todos los derechos.

La situación abre la puerta para que las trillizas nacidas en el Centro Médico, hijas también de una pareja homosexual, sean registradas y no dejen de recibir cuidados médicos en el IMSS.

El alcalde Ismael del Toro señaló que revisarán cada uno de estos casos jurídicamente, pero privilegiando el interés en los menores.





Source link