La tos es una respuesta natural del cuerpo para erradicar agentes irritantes y otras infecciones del cuerpo. Presentar tos por unos días en conjunto con otros síntomas es natural; sin embargo, si esta reacción continúa por mucho tiempo resulta molesto y agotador.

¿Qué causa tos?

Aunque sus orígenes son diversos, los desencadenantes más frecuentes son:

  • Alergias
  • Infecciones
  • Reflujo gastroesofágico

¿Cómo tratar la tos en casa?

Afortunadamente para quienes prefieren la medicina natural, hay una amplia variedad de opciones para eliminar la tos. Cinco de estos son:

Miel

La miel, además de ser deliciosa, es el remedio para la tos por excelencia. Múltiples estudios ya han comprobado sus propiedades para quitarla.

Es muy versátil para consumir y fácilmente se puede mezclar una cucharada de miel en una taza de agua tibia o té. Ingiera esta bebida una o dos veces al día, pero no se la dé a niños menores de un año.

Jengibre

El jengibre tiene cualidades antiinflamatorias y es ideal para calmar la tos seca o la tos asmática. Además, puede disminuir las náuseas y el dolor que muchas veces la acompañan.

Para utilizarlo, corta o ralla unos 30 gramos de jengibre fresco y vierte  en una taza de agua caliente; déjala enfriar por unos minutos hasta que esté tibia y tómala con pequeños sorbos.

Agregar limón o miel puede mejorar el sabor y potenciar esta cura. Debe tomarse con prudencia para no causarnos malestar estomacal.

Gárgaras de agua con sal

Una preparación infalible para atacar cualquier resfriado, dolor de garganta o tos con flema.

Funciona porque el agua con sal disminuye las cantidades de moco que se almacenan detrás de la garganta, lo que reduce la necesidad de toser, explicó Medical News Today.

Agrega media cucharadita de sal a una taza de agua tibia e integra hasta que desaparezca. Permite que se refresque y haz gárgaras. Dejar reposar al agua salada un momento sobre la garganta antes de escupir.

Repite este método las veces que necesites al día hasta que mejores. Ten cuidado de no tragarla.

Jugo de piña

La piña contiene una enzima en su centro llamada bromelina con propiedades mucolíticas y antiinflamatorias que expulsan la mucosidad del cuerpo.

Beber jugo de piña a diario es una forma de detener la tos; aunque las cantidades de bromelina en este no sean tan altas como las que necesitamos para aliviarnos.

Existen suplementos que sí suavizan la tos más rápido, pero que reaccionan con otros medicamentos y provocan efectos secundarios. Si está bajo antibióticos o anticoagulantes, no los tome.

En general, antes de optar por cualquier suplemento verifique que no es alérgico y consulte con el médico.

Tomillo

El tomillo no solo es una hierba muy popular en la cocina, también tiene usos en la medicina tradicional. Se emplea muy a menudo para la tos, garganta irritada, problemas estomacales y bronquitis.

La cantidad de antioxidantes en la planta es la que la dotan de efectividad para tratar estos males.

Puede optar por comprar medicinas para la tos con tomillo o hacer una infusión. En el segundo caso, solo debe incorporar dos cucharaditas de tomillo seco a una taza de agua caliente.

Eliminar algunas comidas

Si la tos que se te presenta es por reflujo, debes vetar de tus comidas todos los alimentos que la disparan.

Si no sabe qué lo origina, comience quitando de su plato lo que más recuerde que lo ocasiona. A partir de allí, vigile lo que come y cómo le afecta para encontrar la solución.

La cafeína, el chocolate, el tomate, el picante, los cítricos, el ajo, la cebolla y las comidas fritas y altas en grasas generan reflujo.

Mantenerse hidratado es indispensable para ayudar al cuerpo a reponerse y la tos, con los síntomas que la acompañan, desaparezca.

Otros remedios son:

  • Vapor
  • Probióticos
  • Raíz de malvavisco

Si la flema comienza a oler mal o tiene un color extraño; está deshidratado, con fiebre muy alta por más de tres días y escalofríos, acuda a un médico de inmediato.





Source link