Por ejemplo, Rodrigo fue víctima de ellos, un supuesto repartidor de comida en moto frenó intempestivamente, esto sucedió sobre Avenida Patriotismo.

«Ese chico de la moto traía una mochila, después llegaron otros sujetos agresivos en un carro rojo, llegaron diciendo que lo que querían era dinero, incluso, cuando yo me opuse, uno de ellos me pegó», señala la víctima de los extorsionadores.

Rodrigo llamó a su seguro, pero los agresores, con arma de fuego, lo obligaron a ir a un cajero, y además lo forzaron a comprar accesorios para motocicleta. Para presionar, retuvieron a uno de sus familiares, se llevaron un botín de 16 mil pesos.

Mientras tanto, el titular del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la CDMX, Salvador Guerrero Chiprés, pide a las víctimas denunciar:

«Este es uno de los delitos que más cifra negra tienen, porque ocurre un fenómeno interesante a las personas que les pasa que son víctimas les da pena”, dice.

Te podría interesar: Dicen que no, pero en la San Felipe aún venden chelas, celulares robados y más

Otro caso:

Al poniente de la capital mexicana, a Karla y a su esposo esa camioneta, también los hizo chocar intencionalmente después llegó un supuesto ajustador. Pero, Karla acudió a la policía a tiempo:

«Cuando llegan los policías el vehículo de lujo en el que venían el supuesto abogado y el supuesto hijo el dueño de la camioneta se van, se desaparecen», comenta.

Según un estudio de la Universidad Central de Bogotá, esta trama delictiva que surgió en Centroamérica, pasa de la puesta en escena a la violencia. Si en un percance vial, usted percibe estas características, no dude en pedir apoyo a la policía.





Source link