En la Cámara de Diputados se discute un proyecto de dictamen para reformar el etiquetado frontal de alimentos y bebidas que se venden en el país, esto con la idea de brindar mayor información al consumidor sobre productos que contienen altos índices de azúcar y elementos que perjudican la salud.

De acuerdo con la propuesta –a cargo del grupo parlamentario de Morena– se plantea colocar una especie de sello negro a cada producto para alertar a la población sobre sus ingredientes y posibles afectaciones por ser alimentos procesados.

Consultados por Publimetro, legisladores federales de Morena aseguran que no se propone un rediseño del etiquetado de todas las marcas que procesan productos –como inicialmente dio a conocer la industria de alimentos– sino solamente colocar sellos de advertencia.

Javier Hidalgo, diputado federal de Morena, afirmó que la iniciativa corresponde a un compromiso con la población en materia de salud, ya que el grueso de la ciudadanía no comprende o interpreta correctamente la barra nutricional con la que cuentan los productos.

Según la iniciativa, la cual se prevé discutir en el Pleno de San Lázaro para su aprobación el primero de octubre, todos los alimentos o bebidas con altos niveles de endulzantes deberán incluir en su etiquetado una leyenda de advertencia.

“Las etiquetas o contra etiquetas para los alimentos y bebidas no alcohólicas, deberán incluir datos de valor nutricional que consideren el contenido calórico total que aporta el producto, así como el contenido de grasas saturadas, grasas trans, azúcares añadidos y sodio.

“Cuando éstas rebasen los límites de contenido de calorías, sodio, azúcares añadidos, grasas saturadas y grasas trans, conforme lo establezca la Secretaría de Salud, se deberá colocar etiquetas de advertencia de manera clara y visible en la parte frontal del producto”, refiere el dictamen.

Al respecto, el Consejo Nacional de Salud se pronunció a favor de la aprobación del nuevo etiquetado frontal de alimentos y bebidas procesados, así como diferentes organizaciones civiles, las cuales argumentan que es necesario que la ciudadanía sepa qué es lo que va a consumir y cuando un producto puede ser dañino para su salud.

Piden piso parejo 

Sobre esta situación el dirigente del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico), Jaime Zabludovsky, detalló en entrevista que existen dos procesos actualmente, uno es el que se trabaja en la Comisión de Salud de la Cámara baja para definir los lineamientos generales en la Ley General de Salud.

Otro es el proceso en el poder Ejecutivo, a través de las secretarías de Salud y de Economía para modificar la norma que comprende productos y alimentos.

El directivo señaló que aunque ven “con buenos ojos” la propuesta, aceptó que existen diversas inquietudes al respecto, toda vez que el etiquetado que se propone es uno similar al de Chile, y el cual, detalla, no ha brindado resultados concretos sobre cómo erradicar problemas de salud públicos.

“Creemos que no es el camino correcto. Estamos dispuestos a mejorar el etiquetado; sin embargo, los siete sellos que propone la iniciativa no ayudarían a la población a diferenciar, como aseguran diputados”, precisó.

Zabludovsky reiteró que el consumidor necesita un etiquetado que lo informe, además de que le permita comparar entre los productos e incluso identificar alimentos y bebidas para tomar mejores decisiones respecto a la información nutrimental.

Diputados

¿Qué dice el dictamen?

El nuevo etiquetado de alimentos y bebidas en México será parecido al chileno, que lleva tres años en operación. Se trata de un sistema de advertencia que, con sellos en forma de octágono, identificará a los productos con niveles elevados de azúcar, sal, grasas y contenido calórico absoluto.

La Secretaría de Salud federal avaló la propuesta de San Lázaro, toda vez que asegura que entre más información exista en los alimentos que se consumen, mayor responsabilidad existirá entre los ciudadanos.

“Mientras más sellos, más dañino para la salud”, afirmó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud (Ssa), Hugo López-Gatell, durante una reunión esta semana.

“La iniciativa tiene como objetivo proponer un etiquetado realmente eficaz que permita a los consumidores tomar decisiones informadas respecto a su alimentación, esto implica reducir las brechas en el acceso a la información entre los diversos grupos socioeconómicos y estar en posibilidades de poder comparar”, señala el dictamen

Hasta siete sellos

  • La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados aprobó el pasado 24 de julio modificaciones a la Ley General de Salud para establecer en alimentos etiquetados frontales de advertencia sobre alto en azúcares, sodio, grasas saturadas y calorías contenidas en un producto, entre otros ingredientes.
  • Los mensajes de advertencia serían “Alto en azúcares”, “Alto en sodio”, “Alto en grasas” y “Alto en calorías”, con el objetivo de combatir la obesidad.
Papas Gráfico: Irene Hernández.

No vamos a cambiar nada

Carmen Medel Palma, diputada federal y secretaria de la Comisión de Salud en la Cámara de Diputados

¿De qué trata el dictamen?

— Esta iniciativa la venimos trabajando desde hace muchos meses. Se han hecho mesas de diálogo, foros y por supuesto se ha invitado a la industria de alimentos, incluso se estableció una sinergia con las secretarías del Estado y el resultado está plasmado en esta iniciativa.

¿Es una iniciativa para combatir la obesidad?

— No tanto así, la propuesta es parte de una estrategia para la prevención y promoción de la salud y que el ciudadano tenga derechos a la información, no es un etiquetado que vaya a resolver este gran problema, pero es un primer paso para combatir la obesidad en México.

¿Es un sello o un rediseño de los productos lo que propone?

— En lo Legislativo nos compete implementar las bases legales. Respecto a los sellos, eso le toca al Ejecutivo, es decir, la norma 051, por ello estamos trabajando con todos los grupos parlamentarios y en espera de que sea discutida y votada en el Pleno de San Lázaro.

¿Qué les ha comentado la industria de alimentos?

— No vamos de la mano como dicen ellos, la industria repela esto, no está de acuerdo, pues existen muchos intereses de por medio; históricamente son ellos quienes han puesto el etiquetado, por obvias razones.

Este dictamen es informativo, no estamos cambiando nada, la gente debe saber qué debe consumir, el derecho a saber qué estamos comiendo. Es apenas el comienzo.

Ellos argumentan que habrá una disminución de empleo, esto no tiene nada que ver con esta situación, tenemos que transitar a otro tipo de esquemas a favor de la salud de la población mexicana.

¿Para cuándo tienen pensado que se apruebe esta iniciativa?

— Tardará un poco, pero esperamos que prospere el dictamen, ya que contamos con el aval de todos los diputados federales.

En la Comisión de Salud ya está planchado el tema en pro del bienestar, tenemos la camiseta que es a favor de los ciudadanos.

Dan espaldarazo

  • KatIa García Maldonado, Coordinadora del área de salud alimentaria del Poder del Consumidor

Desde la sociedad civil y desde el Poder del Consumidor coincidimos que es necesario un cambio de etiquetados. Los consumidores que tenemos derecho a la información. Son ya varios grupos de expertos que aseguran que debe existir un cambio en el etiquetado.

Necesitamos, como consumidores, información más sencilla, visual, un producto que cuente con un sello que especifique el nivel de azucares, grasas y sal. Debe ser de la forma más sencilla la transición a un etiquetado.

Es una cuestión del acceso a la información y una mejor salud, derecho a tener una mejor calidad de salud pública, no podemos negarnos a la posibilidad de tener mejor información, como se aplica en Chile, este sistema se está entendiendo y ha reducido los niveles de obesidad.

  • Gisela Ayala, directora Ejecutiva en la Federación Mexicana de Diabetes

La propuesta de advertencia sobre productos con elevados porcentajes de calorías es buena, desde la Federación de Diabetes tenemos claro que los problemas de salud se deben combatir con la educación.

Nosotros lo que hemos pedido siempre es que cualquier iniciativa que pretenda la reducción de riesgo que promueven a la obesidad contenga bases de prevención y de educación.

No están tomando en cuenta campañas desde el sistema de salud para que puedan explicarnos como usar las etiquetas.

No sabemos cómo leerlas, de acuerdo con la última encuesta de nutrición, muchos voltean a ver las etiquetas, pero muy pocos entendemos lo que dice.

En Chile, por ejemplo, llega un momento en que hay tantos sellos que la gente se puede confundir, por eso se debe educar.

  • Javier Hidalgo, diputado federal de Morena

Lo que se propone es mantener el etiquetado, únicamente se plantea que se coloque un sello de proporción de azúcar.

La idea es trabajar con los empresarios, necesitamos claridad sobre el tema y caminar de la mano entre todos los sectores para combatir problemas graves como el de la obesidad y la diabetes en México.

Los gastos en salud son enormes; se calcula que para atender la obesidad se gastan más de 250 mil millones de pesos al año en todo el país; no hay manera de sostener un gasto de este tipo.

Es un etiquetado de advertencia, como sucede con el cigarro, y ya no se puede eludir esta responsabilidad.

Publimetro tv:





Source link