Doctor, díganos ¿Qué es el Epoc?

—El Epoc es una enfermedad que comprende a otras dos que son la bronquitis crónica y el efisema pulmonar, la cual es generada principalmente por fumar cigarro y en algunas poblaciones que están expuestas a la quema de leña, por ejemplo. El paso del humo, a través de los bronquios, que son como las ramas de un árbol, sólo que son huecos, genera una inflamación que provoca bronquitis crónica y cuando el humo llega al final de los pulmones genera efisema. Entonces, a todos los pacientes que tienen efisema como bronquitis crónica, los englobamos en una sola enfermedad a la que llamamos Epoc, que significa enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

¿Cuál es la prevalencia de esta enfermedad a nivel mundial y en México?

—Se calcula que el 20% de los fumadores, tienen o van a tener Epoc, entonces, cuando trasladamos los números quiere decir que si el 30% de la población en México fuma, lo que representa algo así como 40 millones de fumadores, entonces podemos concluir que son 8 millones de mexicanos los que padecen Epoc. En los países en desarrollo como Estados Unidos, Canadá, parte de Europa, ya es la tercera causa de muerte en adultos, solamente después de los infartos y las hemorragias cerebrales. En nuestro país, tanto en hombre como en mujeres, ya andamos entre la cuarta y la quinta causa de muerte.

Se tiene la percepción que el estar expuesto a la contaminación urbana puede causar esta enfermedad ¿qué tan cierto es esto?

—La contaminación no provoca el Epoc, aunque sí es peor para quienes ya padecen esta enfermedad, porque son partículas diferentes, aunque sí, insisto, daña a los pulmones, pero el humo de cigarro es mucho peor que la contaminación ambiental; eso de que vivir en la Ciudad de México equivale a fumar dos cajetillas de cigarros diariamente, no es cierto, pero la persona que fuma sí tiene riesgo de enfermarse.

Epoc Se calcula que 8 millones de mexicanos pueden padecer o llegar a padecer esta enfermedad. / Dreamstime

¿Cuál es el tratamiento más indicado para los pacientes que ya lo padecen?

—Dejar de fumar. La enfermedad se presenta a partir de los 40 años, por definición no hay enfermedad antes de esta edad, y hoy existen múltiples tratamientos muy buenos, dispositivos para inhalar, en la base que el paciente debe dejar de fumar, debe tratar de llevar una vida relativamente activa, incluso, que pueda hacer ejercicio, debe estar vacunado contra la influenza y el neumococo y cuidarse de los cambios de temperatura en especial. Los tratamientos que existen son tres grupos de medicamentos, todos son inhalados, para tratar de mejorar hasta donde se pueda el nivel de enfermedad y hacer que la progresión de la enfermedad sea lo más lenta posible y que no tengan crisis porque esto les puede ocasionar hasta la muerte, entonces, el tratamiento también busca eso, que el paciente no tenga crisis o que sean lo más cortas y menos agresivas posibles, además, es de por vida.

¿Cuál es la sintomatología de esta enfermedad y que no se confunda con otras?

—Los síntomas más visibles son que el paciente presenta tos, flema, falta de aire y a veces ruidos en el pecho y el fumador cree que es normal tener esto. La segunda parte del diagnóstico consiste en hacerles una prueba de espirometría en la que el paciente sopla y esto nos permite calcular cuánto aire entra y sale; qué tan rápido y qué tan lento; y ahí es donde se detecta la enfermedad. La radiografía, vale la pena mencionarlo, no ve quién fuma o no, pero se usa específicamente para detectar algún tipo de cáncer. Con base en cuánta tos, cuántas flemas tiene el paciente, cuánto le falta el aire y la espirometría, elegimos el mejor tratamiento inhalado para que ese paciente mejore y pueda vivir unos años lo más cómodo posible.

¿Cuáles son las medidas preventivas que recomienda para evitar esta enfermedad?

—Sin duda, no fumar, ni tampoco los cigarros electrónicos. Cualquier humo, cualquier vapor, cualquier sustancia inhalada que no sea el aire, puede resultar dañina a los pulmones, entonces, lo más recomendable es dejar de inhalar estas sustancias. El paciente que comienza a tener algo de tos, flema o ruidos debe dejar inmediatamente de fumar y buscar ayuda médica para saber si tiene un problema y, en el caso de ser Epoc, recibir el tratamiento lo más pronto posible.

¿Algún comentario adicional que quiera agregar para concluir este tema del Epoc?

—A muchos fumadores a veces les da miedo ir al médico pensando en que se las va a encontrar algo muy feo y que además es irreparable. Lo ideal es que el paciente deje de fumar, pero sí debe recibir algunos de los muy buenos tratamientos como los que contamos actualmente, éste es de por vida. Debe llevar una vida sana y con eso puede mejorar su calidad de vida. Un detalle interesante es que el precio de los medicamentos no es tan accesible, sin embargo, es probable que cueste lo mismo que un paciente gasta en fumar una cajetilla al día y pongo ese dato porque a veces, los fumadores se quejan del precio del medicamento, pero no se quejan del precio de la cajetilla.





Source link